Imprimir la información de la página

Infórmate sobre el virus del Chikunguña
Cómo ha sido su comportamiento y manejo en Colombia
Según el estudio de la enfermedad al tercer o cuarto mes de desarrollarse en el país, el número de casos se dispara.


La población colombiana está susceptible a desarrollar el Chikunguña, ya que de 1.123 municipios, 829 de ellos tienen condiciones climáticas cálidas favorables para la reproducción del vector; además no existe vacuna para la enfermedad y nuestro organismo aún no tiene un desarrollo inmunológico para combatirla por no estar antes expuesto a la misma.

Es así como desde septiembre se vienen realizando actividades de sensibilización y educación sobre el virus, con el fin de motivar a la población a evitar la reproducción del mosquito que transmite la enfermedad (Aedes Aegypti y Aedes Albopictus) y así disminuir el número de casos estimados; la picadura de los vectores es la principal forma de contagio del virus, por ello erradicar los criaderos es una medida efectiva de prevención de la propagación de la enfermedad.

Colombia esperaba que el Chikunguña tuviera mayor cantidad de casos entre diciembre de 2014 y enero 2015, pues según los estudios del virus y los comportamientos del mismo observados en otros brotes, incluyendo el de República Dominicana, la mayor cantidad de casos se identifican luego de 3 o 4 meses de haber detectado el evento en el país. Este conocimiento se adquirió con un estudio juicioso realizado por el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud. 
 

Es importante que la población se concientice
sobre la necesidad de prevenir la propagación de la enfermedad
y aquí les presentamos algunas recomendaciones:

 Limpiar los canales de agua del techo.
 Tapar los recipientes utilizados para almacenar agua.
 Desechar objetos inservibles que puedan facilitar la recolección de agua lluvia.
 Evitar la acumulación de agua limpia en lavaderos o piletas.
 Lavar las paredes internas de piscinas y recipientes de almacenamiento de agua de uso doméstico con abundante agua, jabón, hipoclorito y con cepillo de cerdas duras durante 5 o 10 minutos cada ocho días.
  Usar mosquiteros y repelente, así como ropa que minimice la exposición de la piel.
 

Joas Benitez, Jefe Nacional de Epidemiología de Coomeva EPS, explica que las autoridades de salud y las EPS e IPS han trabajado en conjunto para establecer guías y protocolos de atención para dar el adecuado manejo del Chikunguña y un diagnóstico acertado de la misma por parte de los médicos, evitando el aumento de la mortalidad por Dengue, ya que por sus características similares a las del Chikunguña podrían confundirse casos y no recibir la atención adecuada y oportuna. En importante aclarar que el Chikunguña tiene una probabilidad de mortalidad baja, la cual se da en personas con enfermedades crónicas o que reciben tratamientos que disminuyen sus defensas. Por el contrario el Dengue suele ser fatal si no se trata debidamente. 
 
“El Chikunguña tiene tres fases identificadas. La primera es la aguda donde se presentan los síntomas de fiebre, brote y dolor articular, ésta puede durar entre 1 y 2 semanas; luego la subaguda donde pasados 3 meses pueden volver a aparecer los síntomas pero con mayor intensidad con compromiso articular, tendinoso y/o ocular, se caracteriza por la presencia de trastornos vasculares, reumatológicos, cambios oculares, fatiga y depresión, los cuales requieren un manejo médico distinto; y la crónica que se presenta en menor proporción, se observa entre 1 y 2 años después donde algunas personas presentan de forma sostenida síntomas de compromiso osteo articular en la cual se requiere atención especializada. Estas fases pueden o no presentarse en su totalidad dependiendo de cada persona y su respuesta  inmunitaria”, expresa el Epidemiólogo Benitez. 

El único medicamento recetado para el Chikunguña principalmente en su fase aguda es el acetaminofén, el cual ayuda a controlar la fiebre y el dolor en las articulaciones, junto a éste se recomienda tener buena hidratación debido a las altas temperaturas que alcanza la fiebre; sin embargo en toda situación es el médico quien define la dosis y otros medicamentos, según la evaluación que realice a cada paciente.
 

¡Protégete y evita problemas de salud!
 

Comparte esta publicación