Imprimir la información de la página

Buen Respirar: ¿Conoces la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica?

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad progresiva que causa dificultad para respirar.
 
¿Cómo se detecta la EPOC?
 
El diagnóstico clínico de la EPOC debe ser considerado en todo paciente que tiene disnea (dificultad respiratoria), tos crónica, expectoración y/o una historia de exposición a factores de riesgo de la enfermedad. Es importante reconocer que todo paciente con historia de tabaquismo, exposición a biomasa u otro factor de riesgo, aún siendo asintomático puede tener EPOC y debe ser estudiado.
 
Un diagnóstico temprano es fundamental para intentar modificar el curso clínico de la EPOC. Para ello, se debe solicitar una Espirometría (estudio indoloro del volumen y ritmo del flujo de aire dentro de los pulmones) con Broncodilatador para descartar o confirmar el diagnóstico de la EPOC.
 
 
 ¿Cuáles son los factores de riesgo?

Tabaquismo:
La causa más frecuente de aparición de EPOC es la exposición continuada al humo de tabaco durante un largo periodo de tiempo. Los fumadores de pipa y  los fumadores pasivos también tienen un riesgo elevado.

Factores genéticos:
Historia familiar de EPOC.
 
Exposición a biomasa:
Se ha asociado a la biomasa (humo de leña, madera, carbón vegetal, otras materias vegetales,  y el estiércol) y otros combustibles para uso de cocina o calefacción como factores de riesgo de EPOC.
 
Contaminación atmosférica:
Los contaminantes ambientales específicos estudiados en su relación con EPOC son: el ozono, las partículas en suspensión (PM), monóxido de carbono (CO), dióxido de sulfuro (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), y otros gases.
 
Exposición ocupacional:
Exposición a gases, vapores, químicos, polvos orgánicos e inorgánicos de procesos industriales en el ambiente laboral.
 
 
Sabías que…
 
La Organización Mundial de la Salud, prevé que la EPOC se habrá convertido en la cuarta causa de muerte en todo el mundo en 2030.
 
La principal causa de la EPOC es la exposición al humo del tabaco en fumadores activos como en pasivos. 
 
Muchos casos de EPOC se pueden prevenir abandonando el hábito a fumar y evitando que los jóvenes lo adquieran.
 
Pregúntale al médico si debes aplicarte vacunas y cuándo debes hacerlo. Estas vacunas pueden disminuir las probabilidades de aparición de enfermedades, que representan un importante riesgo de salud para las personas con EPOC. 
 
Si fumas, pregúntale a tu médico qué programas y productos pueden ayudarte a dejar este hábito.
 
Mantén estilos de vida saludable con una alimentación balanceada y practica deporte. 
 
La EPOC es una enfermedad incurable, pero el tratamiento puede aliviar los síntomas, mejorar la calidad de vida y reducir el riesgo de muerte.
 

Fuente: Organización Mundial de la Salud.

Comparte esta publicación